No hace falta mucha imaginación para temer las consecuencias de una aplicación de reconocimiento facial que realmente funcione: introduciendo una foto, cualquiera sería identificable mientras estuviera en un sitio público. Por el Estado, pero también por ladrones y estafadores, acosadores o violadores. Quienes asistan a una manifestación política, por ejemplo, pueden temer ser identificados. Según una investigación del New York Times, esa aplicación ya existe: la de la start-up neoyorkina Clearview AI.

Mira cómo miles de millones de fotos amenazan la libertad y la privacidad (también la tuya) en este artículo de Deutsche Welle, emisora internacional alemana: ir al artículo

http://ai6uio.org
Category
Tags

2 Responses

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *